Apoteósico recibimiento de la selección palenciana de FÚTBOL-TROMPA

Miles de aficionados palencianos recibieron ayer por la tarde en la estación de autobuses a la selección palenciana de fútbol-trompa para felicitar a los jugadores por su reciente éxito en el campeonato mundial de la especialidad, donde consiguieron la medalla de plata.

Para aquellos pocos aficionados palencianos que desconozcan en qué consiste la bella disciplina deportiva del fútbol-trompa, les comentaremos que se trata de algo así como el jurgol normal, pero con algunas variantes, como el hecho de que es requisito indispensable que los jugadores pasen un control de alcolemia previamente y den positivo con un mínimo de 1,2.

Otra diferencia a tener en cuenta es que aquí no gana el equipo que más goles meta, sino el que acabe los 90 minutos reglamentarios (o reglamentados) con más jugadores en pie, y en caso de empate el ganador se dilucida mediante la tanda de güiskis marca Carrefour (se ha comprobado el hecho de que si el güiski era del bueno, todos los partidos acababan con empate).

Y también añadiremos, para mayor desinformación del lector, que en este noble deporte no se hace la mariconada esa de intercambiar camisetas sudadas. Aquí se intercambian los gayumbos, con dos cojones(*).

Instantánea del Tiriti, nuestro Bota de Oro durante los pasados mundiales de fútbol-trompa

Pues bien, en el pasado mundial, nuestros héroes llegaron a la final, aunque no la jugaron. Y es que los muy jodíos se pusieron a celebrar por todo lo alto su victoria en semifinales ante la selección de turistas ingleses de  Ibiza, y fue tal la cogorza que se agarraron que en la final sólo se presentó el masajista y el título finalmente fue para el combinado de cosacos rusos por incomparecencia del rival.

Sin embargo y a juicio de los palencianos, este hecho no empaña su brillante trayectoria en la competición y por ello fueron recibidos por unos 200.000 aficionados según la infalible-para-estas-cosas policía local en la estación de autobuses, donde el Alcalde entregó las llaves de la ciudad (y también las de media docena de bares) al capitán del equipo, el Tiriti, popularmente conocido como el Bota de vino de Oro.

(*) Que conste que en la redacción de Diario Palenciano no nos responsabilizamos de las opiniones de nuestros reporteros, y más teniendo en cuenta que el individuo en cuestión es a su vez el portero de la selección palenciana de fútbol-trompa.

Perpetrado por
en la sección de Deportes
el Miércoles, 15 de septiembre de 2010
No se admiten más comentarios en esta entrada

Switch to our mobile site