Consultorio de vaya-usted-a-saber-qué

Powered by The Padre Togüer's

Bienvenido al consultorio del Padre Togüer's lugar donde un equipo de videntes, expertos en cualquier cosa y borrachuzos varios, torpemente coordinados por el inefable Padre Togüer's se encargarán de resolver cualquier duda que tenga, por friki que pueda parecer. Vd. pregunte lo que quiera, que el Padre Togüer's contestará lo que le venga en gana.
FRAU HENKEL, 69, Puffenstrasse, Frankfurt, hizo la siguiente consulta:
Tengo unos eurillos mas negros quel-sobaco-un-grillo y ya no sé si invertirlos en bonos griegos o travestirlos de franchutes... ¿qué debo hacer, o dilecto oráculo?
Bendito tú, que entodavía te quedan eurillos.
Al paso que vamos, nos van a sacar una nueva moneda en Hispania, 'La Almorranilla', la moneda que siempre quisimos adquirir.
Imaginaos los anuncios en los bancos:
Nuestra Entidad cuida mejor de sus Almorranillas.
Traiga a nuestra Entidá sus curtidas Almorranillas, recuperándolas desde 1597 (ya tién que estar podridas, ya).
Etc, etc.
Por no hablar del listado negro de habitanes con más de 100.000 almorranillas anuales.
La revista Almorrane's, con la lista de los mas enalmorranillados...bueno, bueno, un inventazo.
Padre Togüers Dixit
Jaime Ostos, filólogo, hizo la siguiente consulta:
Mi novia se saca los mocos en mi presencia, amasa pelotillas y las lanza al aire describiendo gráciles parábolas ¿ha llegado el momento de casarnos?
El casorio no debe de celebrarse, bajo ningún concepto. Las pelotillas tendrán que bendecirse en cristiana unión con los Pelusones Brother's sitos en la Sacristía del Padre Togüers. Se recogen las pelotillas a partir de las doce postmortem. Se ruega que la lechugina traiga ropa lancera, rica en lentejas y garbanzas pardas. Se valorará braga-pantalón color carne, talmente erótico para el Padre Togüers, que hasta los badajos de la catedral tocan por simpatía.
Padre Togüers Dixit

Acerca de...
Padre Togüers

Nacido en Mazuecos de Valdeginate a comienzos de los años 40 del siglo pasado, hijo de Pascasia y Ambrosío. Monaguillo precoz, consagraba a las ranas de la charca de su localidad y a la tierna edad de 6 años ya se pimplaba el vino de misa del párroco, un senil y venerable anciano cegato y con el sentido del gusto atrofiado, a quien trocaba el vino por pesicola caducada. Tras un paso fulgurante por varios seminarios de la región, recaló como docente en un colegio donde las dudas hormonales y filosóficas de sus alumnos y alumnas labraron su ruina, tras lo cual emigró al Tibet durante tres años, siguiendo al pié de la letra las enseñanzas del Vatra Badapanastri y alimentándose de un guisante a la semana. Alcanzado el nirvana, y tras una considerable ingesta de higadillos rebozados, decidió dedicar sus días a orientar con su sabiduría a las ovejas descarriadas de Palencia, donde le descubrimos greñoso y lleno de piojos durmiento en un banco del Salón. Pertinentemente desinfectado, atiende desde hoy esta sección a cambio de un pincho de tortilla y media barra de pan diarios (no nos llega para más).

Etiquetas

Switch to our mobile site