Cartas a ZP

Nuestro corresponsal infiltrado en el Palacio de la Cloaca Fulgencio Rujo jura y perjura haber pispado esta correspondencia apócrifa del despacho del Presidente. Teniendo en cuenta su avanzado estado de descomposición alcohólica, este panfleto declina toda responsabilidad, si bien cualquier parecido con la realidad no es mera coincidencia.

Querido Presidente:

Lamento el inaceptable desprecio que has tenido que padecer durante el desfile de las fuerzas armadas. Esa chusma ingrata y vociferante que se cree con derecho a todo es insaciable, yo lo sé bien tras varias legislaturas al frente de mi consistorio. Por desgracia, si queremos seguir ganando elecciones no nos queda más remedio que abrazarles aunque nos insulten. Por eso te sugiero que sigas mi ejemplo de corredor de fondo: a mal tiempo, buena cara, y sonrisa de oreja a oreja. Ríe mejor quien ríe el último. Reacciona, porque estamos cayendo en las encuestas y si me largan de aquí lo mismo me sacan después dos o tres muertos del armario.

Palencia, 13 de octubre de 2010.

Afectuosamente, H. G.

P. D. A ver si me echas una mano con Pepiño, que cada vez le veo más tibio con lo del soterramiento.

Dear Mr. President:

Te transmito mi más intensa solidaridad ante el inaceptable, fucking escarnio de que fuiste objeto last tuesday en el desfile de las army españolas. Aquellos que alteran el orden de tan esenciales muestras de patriotismo, aprovechando para realizar gestos de falta de respect y educación, deberían ser destituidos and ejected de sus países. Here en USA no toleramos esas asonadas impresentables, `course.

13th October 2010, Washington D. C.

Friendly, B. O.

P. D. Recuerdos a tus daughters.

Querido Presidente (carajo):

Te transmito mi más sincera y bolivariana indignación por los insultos y abucheos de que fuiste injustamente objeto durante el denigrante desfile de las fuerzas armadas sucesoras de los ejércitos vandálicos de conquistadores (carajo) que arrasaron nuestras selvas y cosechas violando y ultrajando a nuestras mujeres. Esa patulea de capitalistas conspiradores sería rápidamente expoliada y prontamente exiliada a nuestras selvas bolivarianas (carajo), a espantar las moscas de los guerrilleros de la libertad que no se entrenan en ellas. Dele duro y desconfíe del gringo traidor.

Caracas bolivariana, 13 de octubre de 2010.

Un abrazo (de oso), H. Ch.

P. D. ¿Por qué no les callas?

Sr. “Z. P.”:

Usted no me conoce, porque es mucho más joven que yo. De hecho, ni siquiera vivo todavía, aunque tenemos muchas cosas en común. No en vano llegué al poder merced a una reacción enfervorizada y esperanzada de mi pueblo, viéndome con el tiempo obligado por las circunstancias exteriores a ir adoptando medidas cada vez más drásticas para mantener el orden establecido. No se apure. Al principio, se duda un poco, pero con el tiempo se acostumbra uno a gobernar con mano dura y que nadie diga ni pío. Se lo digo con afecto, no piense que le guardo rencor por todo el ruido que están haciendo con eso de la memoria histórica, que a mi no me preocupa porque nunca me metí en política. Háganos caso y a esos españoles díscolos e ingobernables no les deje pasar ni una.

Más allá, día después de la Hispanidad.

F. F. B.

Dice Fulgencio que tal que así se quedó el “papes”:

Perpetrado por
en la sección de Sociedad
el Martes, 19 de octubre de 2010
No se admiten más comentarios en esta entrada

Switch to our mobile site