FIRMA INVITADA: DESDE EL MIRADOR

Incorporamos a nuestro rotativo las avezadas reflexiones de una de nuestras más fieles lectoras.

Os recordamos a todos que las colaboraciones espontáneas serán tan bien recibidas como mal pagadas.

Me acabo de enterar de una noticia sorprendente. Honradas fuentes me han confirmado que se acaba de descubrir un país que se llama “El país que se muerde la cola”.

Supongo que ustedes se preguntarán si este nombre está relacionado con la abundancia de pescadillas en dicho país. Pues no. Si piensan eso se equivocan. La realidad es muy distinta.

Es un lugar en donde abundan los vagos, curritos y políticos. Claro que en esos apartados se puede desglosa el de políticos en: vagos y curritos.

El hecho es, que los curritos están cansados de trabajar y pagar a los políticos. Se enfadan mucho cuando el jefe político del país, se dedica a ser el cabeza de familia y paternalmente reparte o no reparte. Organizaciones rimbombantes (llenas de humo), se llevan una buena parte. También se enfadan porque al jefe le gusta transmitir sibilinamente, a los ciudadanos, que no se maten a trabajar, porque él les dará: propinas o limosnas. Con lo que intenta fomentar la abundancia de personas dependientes y de futuros votos. Total, que muchos vagos, que quieren seguir siendo irresponsables hijos, viven encantados, e instan a otros para que sigan su ejemplo. Por todo esto y por más, los curritos están hartos, y han decidido evitar en lo posible, pagar impuestos por su trabajo.

De ahí, el nombre del país, que ha entrado en un círculo vicioso.
Y yo digo: ¡El caso es que esto me suena mucho!
Y sigo reflexionando: ¿Votar es entregar papeles firmados en blanco?

Estoy confusa, y quizás sea porque he pasado una noche con tremendas pesadillas, por haber cenado demasiado, o como decía mi abuela: “Anoche soñé con los ingleses”.

Ahora los ingleses no tienen culpa de esto, pero seguro de que en época de mi abuela, de algo serían culpables.

Perpetrado por
en la sección de Firma Invitada
el Miércoles, 23 de noviembre de 2011
No se admiten más comentarios en esta entrada

Switch to our mobile site