La ballena que canta como el Turuta

Investigadores palentinos muestran por primera vez que los cetáceos son capaces de imitar la voz de personas borrachas.

ANTOLÍN, la beliga que imita la voz de los borrachos

En mayo de 1984 se empezaron a escuchar voces extrañas en las instalaciones del Colegio Aristas Castilla de Palencia, concretamente en el ala de Mamíferos Marinos. Según comenta el hermano Centenus, cabeza visible de la institución, desde las inmediaciones del estanque de los delfines y las ballenas llegaba un sonido parecido al de dos personas conversando a lo lejos, a demasiada distancia para entender qué decían. Un tiempo después, otro hermano buceador que trabajaba en el recinto de las ballenas escuchó una voz que le repetía: “Fuera, fuera, cawendiossss”.

Cuando salió del agua, arremangándose la sotana de neopreno, y preguntó quién quería que saliese, comprobó con estupefacción que nadie lo había hecho, percatándose que había un origen de las voces que aún no se había planteado: ANTOLÍN, una ballena beluga de nueve años que había llegado a Palencia después de ser capturada en Canadá en 1977. Tras siete años conviviendo con delfines y escuchando a los alumnos y profesores del Colegio Aristas, había comenzado a imitar sus voces. A continuación podemos escuchar una grabación de ANTOLÍN, diciendo cosas de borracho:

Pulsa para escuchar a la ballena que canta como el Turuta

Ahora, un grupo de científicos palentinos publica en la prestigiosa revista Pallantia Science un análisis en el que por primera vez se muestra que las ballenas -o al menos una ballena llamada ANTOLÍN- son capaces de imitar la voz humana sin ningún tipo de duda. Según los autores, es un misterio por qué imitan siempre voces de borrachos. Para nosotros el misterio es cómo han tardado tanto tiempo en hacer el análisis científico (desde 1984), pero ante esta pregunta nos contestaron a voces que Pallantia is not Spain y que éramos unos fascistas.

Nota al márgen: esta es la noticia original.

Perpetrado por
en la sección de Ciencia y Tecnología
el Martes, 23 de octubre de 2012
No se admiten más comentarios en esta entrada

Switch to our mobile site