LOS JETAS OCULTOS

En este país de pandereta y zampabollos ya solo nos faltaba enterarnos de la felonía de los chupópteros de una conocida y quebrada entidad posteriormente relanzada mediante una empalagosa campaña publicitaria. Al toque de tarjeta opaca, los jetas de marras se pulieron tres millones de euracas en comidas, cenas y banquetes, amén de otras cantidades en gastos personales varios e incluso sacando efectivo para otros destinos desconocidos. Y digo yo ¿a nadie le salían de ojo estas cosas? Y, al hilo, alguien debería hacer un estudio detallado del dinero público que se gasta al año en juergas y francachelas, a ver si se les cae la cara de vergüenza a todos de una pajolera vez. Parafraseando a los invitados del divino Ojoalvirus “… eso de que los políticos se comporten como si fueran amos se tiene que terminar!”.

ojoalvirus

Twitter
Google+