Majestad y representantes del estado, donen a la ciencia

Famoso cartel del Oso de España del Rey Alfonso XIIIEl sueldo anual del rey en 2011, antes de aplicar las correspondientes retenciones de impuestos, se situó en unos pobres y escasos 292.752 euros, de los que 152.233 se destinaron a gastos de representación.  El del príncipe de Asturias es más bajo, fue de unos miserables 146.376 euros. La reina, la princesa de Asturias y las infantas Elena y Cristina percibieron unos gastos de representación anuales conjuntos de 375.000 euros, una cantidad fijada por el rey, quien también decidió su distribución entre doña Sofía, doña Letizia y las dos infantas, en función de sus actividades oficiales.

Qué bonito sería que la familia continuara con esa tradición de otros reyes (véase foto) y se hicieran donantes en activo del Museo de Ciencias Naturales. Lo digo porque el elefante fue disecado en 1929, y está apolillándose ya, que se le ven calvas en los cartones. ¿Con ese sueldo y esos gastos de representación, no nos merecemos uno nuevo, de esos que tanto le sobran? Además de pedir perdón, joder, done usted al museo como hicieron sus antepasados.

Claro que esto no es nada.Los que se llevan el premio gordo en gastos de representación personal son los diputados del Congreso. El Congreso pagó en 2011 unos 7.294.030 euros en billetes de Iberia y de Renfe en gastos de kilometraje. Además la Cámara facilita a cada diputado que no dispone de vehículo oficial una tarjeta personalizada que permite abonar el servicio de taxi de la ciudad de Madrid, con un límite mensual de 250 euros. Pero, aparte de portátiles y teléfonos móviles, los diputados que ostentan cargo (presidente, vicepresidentes, portavoces y presidentes de Comisión) cobran mensualmente como gastos de representación cantidades que van de 775 a 3.915 euros. Además, perciben también gastos de libre disposición que llegan a los 3.200 euros mensuales por diputado con cargo. Obviamente, sueldos a parte.

Estos representantes del estado también tendrían que donar algo a la ciencia, a lo mejor un poco de la poca vergüenza que les va quedando. El Museo de Ciencias se encargará de taxidermizarla bien para cuando ya no haya más, y podamos así contemplarla junto al Diplodocus y el Megaterio, en la zona de “cosas extintas”.

Perpetrado por
en la sección de Ciencia y Tecnología
el Martes, 3 de julio de 2012
No se admiten más comentarios en esta entrada

Switch to our mobile site