TORREZNO

Año 2010. Julio. Pese a los desvaríos oligofrénicos de iluminados como el de la Braña o el Papes, España continúa inmersa en una dramática crisis, no solo económica, sino intelectual, moral e incluso (por qué no decirlo), sersuar.

Agotada la resaca del espejismo fumbolero, las cifras macro y micro económicas nacionales cantan un coro de esclavos del Nabuco para los informativos regionales, provinciales y locales, plagados de desgracias.

En esta plaza tan parecida al poblado de los irreductibles galos como un huevo a una castaña, fuere pilonga o asada, pintan bastos por doquier, estimado jumento. Lo que pasa es que de tanto flagelar tus carnes tolendas ya no sabes distinguir el huevo de la castaña de un huevo de jabalí.

¡Pero tranquilos! Merced a una carambola del destino, ¡Palencia está salvada! Un adalid extraordinario, un sorprendente héroe, un invencible paladín vela desde hace unas semanas por todos nosotros, y responde al nombre de EL TORREZNO.

Nuestros equipos de investigación irán informando de sus avatares, sus orígenes relacionados con la ingesta de una ración de panceta radiactiva, las especulaciones sobre su identidad secreta y sus vicisitudes con amigos y enemigos, como Pícarta, el profesor XCavierTormento o el malvado Mangeto. Atentos pues a nuestras entradas de este verano, y a tí, ilustre colega, solo me queda repetirte las inmortales palabras del emperador padisah Elrood III: mira y aprende.

Instantánea del héroe jurando, poniendo a Dios por testigo, no volver a hacer nunca dedo.

 

En la imagen, la ración radiactiva.

Perpetrado por
en la sección de Ciencia y Tecnología
el Jueves, 15 de julio de 2010
No se admiten más comentarios en esta entrada

Switch to our mobile site