Última hora: El desaparecido Cristo del Otero es hallado en un contenedor de basura

Cristo del Otero, finded Aquí pueden ver donde fue a parar el Cristo del Otero. Mira que les hay poco sensibles, coño.
Diario Palenciano ha conseguido, una vez más, una primicia informativa a nivel del mundo mundial. Mientras policía, ejército, bomberos, submarinistas y personal del gremio de la hostelería andaban dando vueltas buscando el Cristo del Otero, nuestro reportero Tomás Turbado, durante una de las ocho veces al día que suele acostumbar a escaquearse para echar un pitillo, se encontró con un sorprendente hallazgo: la estatua que todos andaban buscando estaba en un contenedor de basura en la parte trasera del edificio en donde se halla nuestra redacción.
Así que, una vez que se acabó el cigarro (“lo primero es lo primero”, suele decir), entró en la redacción, pidió prestada una vez más la cámara de fotos a Peláez (la verdad es que nunca se las devuelve, allá Peláez) y salió a hacer la foto que acompaña al presenta artículo.
Aunque en la redacción de Diario Palenciano, como ciudadanos irresponsables que somos, hemos pasado olímpicamente de dar el aviso nadie, cuando pasó por allí el camión de la basura, su conductor pudo comprobar que el peso del contenedor casi hacía volcar el vehículo. De esta manera se dio cuenta de la presencia de la estatua y se lo notificó a su superior inmediato. Quince minutos después, la policía daba por zanjado el asunto. “Es que hemos dejado pendiente la partida de mus, y yo tenía dobles parejas de reyes”, nos ha declarado el comisario al cargo de la investigación.
Todos los partidos políticos con representación en el Ayuntamiento, así como los sindicatos más representativos y las principales agrupaciones empresariales de Palencia habían convocado una manifestación de protesta para mañana a las 20:00. De modo unánime, se ha decidido postponerla para el día que suban el precio de los cubatas.
Perpetrado por
en la sección de Sucesos
el Jueves, 11 de febrero de 2010
No se admiten más comentarios en esta entrada

Switch to our mobile site